PINCHAR SOBRE LAS FOTOS PARA VERLAS A TAMAÑO COMPLETO - CLICK ON THE PHOTOS TO SEE THEM FULL SIZE

sábado, 2 de febrero de 2013

GAVIOTA.


Los reclamos son continuos al comienzo de la nidificación.


Transportando material para la fabricación del sencillo nido.


Entregados al amor, comienza la cópula.


Comienza la incubación de los huevos.


Las peleas con gaviotas intrusas son frecuentes y en ocasiones muy violentas.


Y por fín nacen los polluelos, ahora comienza el trabajo duro.


Ambos progenitores se turnan para salir a por comida para si mismos y para su prole.


Al principio la dieta se compone principalmente de pequeños pececillos y una pasta que la gaviota regurgita.


A medida que los polluelos aumentan de tamaño pasan más tiempo solos y es cuando empiezan a experimentar por los alrededores del nido.


El primer vuelo. Lo conseguí fotografiar con el penúltimo polluelo de la colonia en la que trabajé, fue muy emocionante para el y para mí y duró unos cuatro metros.


Pero ahora, más creciditos, toca volar fuera del acantilado rocoso. Durante días se colocan en el borde y ensayan el despegue pensándoselo mucho y observando a los adultos.


Pero antes de volar alto a comer algo, un cangrejo para repartir.


Llegó el momento, a volar bajo la atenta mirada de mamá.


A pescar yo solito que ya tengo edad para ello.


Gaviota adulta en pleno vuelo.


Gaviota con mirada desafiante, durante los dos años de trabajo con esta especie fueron numerosos los ataques que me lanzaron, aunque sin llegar al contacto físico.


Volando en busca de peces.


Gaviota marisqueando con la marea baja.


Ejemplar joven volando frente al litoral.


Gaviota. Quiero dar las gracias a todas la Gaviotas que me soportásteis durante dos años.